AUTISMO

Autores: Ángela Franco, Isa Mary vega (*), Gina González & Brichell Mulett​

LA información en la wiki, es completa en alguna información, pero en la parte psicológica y neuropsicológica es muy floja. Falta profundizar mucha más información del tema. En año presentación la pueden hacer mucho mejor. NOTA: 4,0

INTRODUCCIÓN
El autismo es una incapacidad relativa al desarrollo mental que típicamente aparece durante los tres primeros años de vida. Es resultado de un trastorno neurológico que afecta el funcionamiento del cerebro, la comunicación, imaginación, planificación y reciprocidad emocional. el autismo y sus comportamientos asociados pueden ocurrir en 1 de cada 100 individuos. El autismo es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas y no conoce las fronteras raciales, étnicas y sociales. El ingreso económico, el modo de vida y los niveles educativos de la familia, no afectan la posibilidad de que estos casos se ocurren.
El autismo impacta al desarrollo normal del cerebro en áreas relacionadas con la interacción social y las habilidades comunicativas. Los niños y adultos con autismo típicamente tienen deficiencias en la comunicación verbal y no verbal, en las interacciones sociales y en las actividades de ocio y juego. Este trastorno les dificulta comunicarse con otros y convertirse en miembros independientes de la comunidad. Pueden exhibir movimientos repetitivos del cuerpo (sacudimiento de la mano o balanceo del cuerpo), respuestas inusuales a la gente o apego a objetos y resistencia a cualquier cambio de rutinas. En algunos casos, muestran agresividad y/o un comportamiento con tendencias a hacerse daño a sí mismos.


DEFINICIÓN


El autismo es un síndrome que afecta la comunicación y las relaciones sociales y afectivas del individuo
Como su definición lo dice, el autismo es un síndrome, no es una enfermedad y por lo tanto no existe cura. Se puede mejorar su calidad de vida y enseñarle nuevas habilidades con la intención de hacerlo más independiente, pero como en el Síndrome de Down y otros trastornos del desarrollo, el individuo que lo tenga será autista toda su vida.
En ocasiones, estos niños, además de ser autistas, tienen algún otro trastorno del desarrollo (retraso mental, motriz, Síndrome de Down, etc.) o bien, pueden ser lo que se conoce como el autista clásico o puro.
El autismo es un trastorno del desarrollo, permanente y profundo. Afecta a la comunicación, imaginación, planificación y reciprocidad emocional. Los síntomas en general son incapacidad de interacción social, aislamiento, esterotipias (movimientos incontrolados de alguna extremidad, generalmente las manos). El autista no se hace, nace. El bebé autista puede pasar desapercibido hasta el cuarto mes de vida, a partir de ahí, la evolución lingüística queda estancada, no hay reciprocidad con el interlocutor, no aparecen las primeras conductas de comunicación intencionadas (miradas, echar los brazos, señalar...).[cita requerida] Existen muchas hipótesis y líneas de investigación acerca del origen del autismo (origen genético, factores ambientales, etc) pero aún nos es desconocido. No hay cura para los autistas, pero si pueden mejorar mucho su calidad de vida con la ayuda de los pictogramas y la planificación de las actividades de la vida diaria

ETIOLOGÍA

Sus causas son desconocidas a pesar de que desde hace muchos años se le reconoce como un trastorno del desarrollo. Sin embargo muchos investigadores creen que es el resultado de algún factor ambiental, que interactúa con una susceptibilidad genética.
La historia del autismo nos muestra que, desde la primera definición del síndrome (1943) y hasta la década de los 60, las teorías sobre las causas del trastorno eran fundamentalmente de tipo psicógeno. Concretamente, se postulaba que la conducta que presentaban aquellos niños y niñas era consecuencia de un trastorno psicológico surgido durante la génesis de los primeros vínculos afectivos con los padres, los cuales eran personas muy frías emocionalmente y con poco interés en las relaciones humanas.
Esta situación no empezó a cambiar hasta mediados de los años sesenta y a raíz de los estudios de seguimiento. Específicamente, fue la observación de que al llegar a la adolescencia una proporción importante de los individuos con autismo manifestaban crisis epilépticas, lo que despertó las sospechas de que los factores orgánicos tenían que desempeñar, por fuerza, un papel relevante en el origen del síndrome. A partir de este momento se iniciaron las investigaciones biológicas para intentar determinar las causas concretas del autismo, investigaciones que fueron progresivamente en aumento y que aunque hasta la fecha no han permitido precisar los procesos etiológicos y patogénicos concretos, sí que han puesto en evidencia que las teorías psicógenas del autismo no están sustentadas por los datos empíricos, y que el origen de este trastorno hay que buscarlo en factores genéticos, metabólicos o víricos que, individual o conjuntamente, provocan una alteración...


Etiología Genética
Inicialmente se consideró un mecanismo de transmisión autosómica recesiva (por análisis de segregación familiar, y por hallazgos concordantes en gemelos monocigóticos), pero actualmente se piensa que existen menos de 10 genes que actúan de manera multiplicativa, por lo que se habla entonces de Herencia Multiplicativa.
También se ha señalado el llamado síndrome del cromosoma X frágil, es decir la falta de sustancia en el extremo distal del brazo largo del cromosoma, como causa del síndrome autista.
Siguiendo a César Mauricio y otros son muchas las pruebas que indican que ciertos factores físicos que trastornan la función cerebral, juegan un papel importante en la etiología del autismo. Desde el punto de vista clínico, algunos signos neurológicos indican la existencia de una disfunción primaria del sistema nervioso. Existen pruebas significativas de la existencia de una predisposición genética en algunos casos, siendo posible que un factor primordial para la producción del Autismo, sea heredado y aunque no está claro cuál pueda ser, se habla de la posibilidad de que el autismo se herede por el cromosoma "Frágil X" el cual se observa con mucha frecuencia en los niños con retardo mental."

Etiología Neurobiológica

Se habla de las anormalidades en los neurotransmisores, específicamente de la serotonina que se encuentra aumentada en los niños con síndrome autista (hiperserotoninemia), que altera el funcionamiento cerebral.
Otras investigaciones hablan de alteraciones en el cerebelo, específicamente cambios en el número y tamaño de las neuronas de los núcleos cerebelosos, que sugiere un trastorno evolutivo en las relaciones sinápticas de estos núcleos. Estudios de neuroimágenes han evidenciado alteraciones en el volumen cerebral (disminuido), en la corteza cerebral y en el sistema límbico. También existen hallazgos inmunológicos que demuestran niveles de inmunoglobulinas alteradas, específicamente una inmunoglobulina A baja y una actividad deficiente del sistema del complemento.
Según César Mauricio y otros, el enfoque bioquímico plantea a existencia de una deficiencia a nivel de neurotransmisores, cuyos niveles extremos parecen influir en la conducta atencional de los niños autistas. En la actualidad se habla de la teoría de Neurotransmisión Dopaminérgica, que señala la existencia de una hiperactividad en la neurotransmisión dopaminérgica en ciertas vías que van al cerebro medio del sistema límbico, planteando así la posibilidad de una alteración en la comprensión de los niños con Autismo.

Etiología Psicológica

las teorías psicológicas que se han empleado para explicar el problema son: la socio afectiva, originalmente planteada por Kanner y luego replanteada por Hobson en los años 80; la cognitiva de Leslie y Frith y una tercera que es la cognitivo afectiva.
La teoría socio afectiva de Hobson (1989), dice que los autistas carecen de componentes constitucionales para interactuar emocionalmente con otras personas, teniendo como consecuencia:
*falla en reconocer que los demás tienen sus propios pensamientos y/o sentimientos
*severa alteración en la capacidad de abstraer, sentir y pensar simbólicamente.
La teoría cognitiva postula que las deficiencias cognitivas se deben a una alteración que se denomina metarrepresentacional, que es la responsable de que los niños puedan desarrollar el juego simulado y que puedan atribuir estados mentales con contenido a otros.
La teoría cognitivo-afectiva, plantea que las dificultades de comunicación y sociales, tienen origen en un déficit afectivo primario, que se halla estrechamente relacionado a un déficit cognitivo, esto explicaría según Mundy (1986), las dificultades en la apreciación de los estados mentales y emocionales de otras personas.


SINTOMAS DEL AUTISMO
  • Lenguaje poco o nulo, o bien pierde el habla.
  • Ecolalia, repite lo mismo o lo que oye (frases o palabras).
  • Actúa como si fuera sordo, pero no soporta ciertos sonidos o luces muy fuertes como por ejemplo, la licuadora o el microondas.
  • No mira directamente a los ojos.
  • Se obsesiona con los objetos sin razón alguna.
  • No muestra ningún interés por los juguetes y/ o no los usa adecuadamente.
  • Tiende a reunir objetos o los pone en línea.
  • Muestra total desinterés por su entorno y en las relaciones sociales con los demás.
  • No responde a su nombre.
  • No obedece ni sigue instrucciones.
  • Cuando quiere algo, no lo pide, toma la mano de alguien dirigiéndola a lo que desea.
  • Rechaza el contacto físico. No le gusta que lo toquen o carguen.
  • Aleteo de manos (como si intentara volar) en forma rítmica y constante.
  • Gira o se mece sobre sí mismo.
  • Se queda quieto observando un punto como si estuviera hipnotizado.
  • Camina de puntitas (como ballet).
  • Puede ser un niño hiperactivo (muy inquieto) o pasivo (demasiado quieto).
  • Muestra agresividad y/o puede ser en ocasiones auto agresivo (se golpea a sí mismo).
  • Tiene una gran obsesión por el orden y la rutina, rechaza los cambios.
  • Se enoja mucho y hace rabietas sin razón aparente o porque no obtuvo algo.
  • Sonríe sin razón aparente (como si viera fantasmas).
  • En ocasiones, estos niños, además de ser autistas, tienen algún otro trastorno del desarrollo (retraso mental, motriz, Síndrome de Down, etc.)
  • Solo un pequeño segmento de niños con autismo, llega a mostrar alto grado de inteligencia; su falta de aprendizaje se hace evidente, debido precisamente a su pobre o nula comunicación.


CRITERIOS DIAGNÓSTICOS

los criterios para diagnosticar el Trastorno Autista son:
(1) Alteración cualitativa de la interacción social, manifestada al menos por dos de las siguientes características:

  1. Importante alteración del uso de múltiples comportamientos no verbales, como son contacto ocular, expresión facial, posturas corporales y gestos reguladores de la interacción social.
  2. Incapacidad para desarrollar relaciones con compañeros adecuadas al nivel de desarrollo.
  3. Ausencia de al tendencia espontánea para compartir con otras personas disfrutes, intereses y objetivos (por ej. no mostrar, traer o señalar objetos de interés).
  4. Falta de reciprocidad social o emocional.
(2) Alteración cualitativa de la comunicación manifestada al menos por dos de las siguientes características:
  1. Retraso o ausencia total del desarrollo del lenguaje oral (no acompañado de intentos para compensarlo mediante modos alternativos de comunicación, tales como gestos o mímica).
  2. En sujetos con habla adecuada, alteración importante de la capacidad para iniciar o mantener una conversación con otros.
  3. Utilización estereotipada y repetitiva del lenguaje o lenguaje idiosincrásico.
  4. Ausencia de juego realista espontáneo, variado, o de juego imitativo social propio del nivel de desarrollo.
(3) Patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos, repetitivos y estereotipados, manifestados por lo menos mediante una de las siguientes características:
  • Preocupación absorbente por uno o más patrones estereotipados y restrictivos de interés que resulta anormal, sea en su intensidad, sea en su objetivo.
  • Adhesión aparentemente inflexible a rutinas o rituales específicos, no funcionales.
  • Manierismos motores estereotipados y repetitivos (por ej., sacudir o girar las manos o dedos, o movimientos complejos de todo el cuerpo).
  • Preocupación persistente por partes de objetos.

· Antes de los tres años, deben producirse retrasos o alteraciones en una de estas tres áreas:

(1) Interacción social.
(2) Empleo comunicativo del lenguaje.
(3) Juego simbólico.






un criterio diagnóstico importante, en la actualidad, es el que se refiere a los trastornos del lenguaje y la comunicación, ya que tiende a ser la causa más frecuente por la que se acude inicialmente en busca de ayuda clínica. Los deterioros en este aspecto pueden variar, desde una ausencia completa de habla hasta los que consisten en una adquisición simplemente retrasada que se acompaña de un empleo extraño del lenguaje, incluyendo los gestos y el lenguaje corporal. Puede haber una deficiencia profunda en la capacidad de implicarse en una relación de comunicación significativa. Asimismo, los criterios actuales prestan especial atención a la falta anormal de actividad imaginativa. Con ello se hace referencia a la ausencia de juego de ficción y a la falta de interés por las historias típicas de ficción.

Un criterio diagnóstico permanente es el que se refiere a los diversos fenómenos de tipo repetitivo y restrictivo implícitos en el segundo síntoma cardinal de Kanner, el “deseo obsesivo de invariancia”. La resistencia a cambiar de rutinas es común, pero no se da en todos los casos.

Según Susan Reid, la insuficiencia de nuestros recursos de comunicación con el lactante es un impedimento severo para el reconocimiento diagnóstico de un posible trastorno psicológico a esta edad tan temprana. Debemos entonces observar la conducta y sus desviaciones, y tomar una detallada anamnesis con la ayuda de la familia sobre la evolución del cuadro y la sintomatología actual. Por lo tanto, el diagnóstico de autismo se basa en la conducta. La interpretación de la significación de una conducta alterada, ausente o retrasada depende de una sólida base de conocimiento clínico.




En un primer momento se debe considerar que el autismo es una hipótesis que tiene que ser sistemáticamente sometida a prueba: se tendrá que escuchar ampliamente a la familia y observar cuidadosamente al paciente, se administrarán pruebas psicológicas y se construirá una historia del curso del trastorno desde el comienzo. Así podrá llegarse a un diagnóstico fiable de la patología autista.

Para valorar los síntomas autistas es necesario tener en cuenta la edad del niño y, lo que es aún más importante, su edad mental. Asimismo, se debe considerar que las conductas autistas suelen presentarse en patologías variadas: enfermedades genéticas, como el Síndrome de Down, el retardo mental común o disarmónico, el lesionado cerebral severo o mínimo, los deficitarios sensoriales o sensitivos, los trastornos de conducta con retraimiento marcado, entre otras. Ayudándose con manuales diagnósticos y con trabajo interdisciplinario, es importante descartar así otras patologías, para arribar a un diagnóstico diferencial del trastorno autista. Debe uno preguntarse: ¿no se tratará de un niño con un retraso evolutivo del que saldrá finalmente?, ¿hay algún defecto neurológico o sensorial que impida su desarrollo normal?, ¿tiene el niño una alteración específica del desarrollo del lenguaje?

Un trabajo interdisciplinario es esencial a la hora de diagnosticar este tipo de psicopatología. Es imprescindible tener un equipo conformado por profesionales como pediatras, neurólogos, psicólogos, fonoaudiólogos y psicopedagogos, o, si no se cuenta con un equipo constituido, al menos se debe contar con profesionales conocidos para realizar las interconsultas e intercambios necesarios para los distintos casos.







COMORBILIDADES
La valoración y el diagnóstico del funcionamiento psicosocial analizado en personas con SA o autismo de alto funcionamiento (AAF) confirman una proporción significativa de casos con sintomatología depresiva y anen muchos de ellos se eleva a la categoría de trastornos comórbidos.
Es necesaria una mejor formulación diagnóstica ya que las perturbaciones afectivo-emocionales y conductuales pueden aparecer enmascaradas como sintomatología asociada al SA/AAF. Identificar y reconocer dicha comorbilidad psiquiátrica mejorará el funcionamiento psicosocial de estas personas.
La comorbilidad entre el síndrome de Asperger (SA) y los trastornos del estado de ánimo y de ansiedad parece ser altamente significativa. Por ello, se presenta una revisión de la bibliografía científica más actual que aporte evidencias empíricas a tal hipótesis con el objetivo de plantear una prospectiva de investigación. Desarrollo. La valoración y el diagnóstico del funcionamiento psicosocial analizado en personas con SA o autismo de alto funcionamiento (AAF) confirman una proporción significativa de casos con sintomatología depresiva y ansiosa, y en muchos de ellos se eleva a la categoría de trastornos comórbidos. Conclusión. Es necesaria una mejor formulación diagnóstica ya que las perturbaciones afectivo-emocionales y conductuales pueden aparecer enmascaradas como sintomatología asociada al SA/AAF. Identificar y reconocer dicha comorbilidad psiquiátrica mejorará el funcionamiento psicosocial de estas personas. Palabras clave: Autismo de alto funcionamiento - Comorbilidad - Síndrome de Asperger - Trastornos de ansiedad .
En la infancia, los cambios evolutivos son múltiples en todas las áreas del desarrollo del niño y la psicopatología de la infancia también esta influida por este hecho.Esta situación de cambio evolutivo hace que se cambie, modifique y module muchos de los síntomas psicopatológicos en los trastornos psiquiatricos de la infancia, determinando una alta comorbilidad en muchos trastornos.En el síndrome de Asperger esta comorbilidad va a ocurrir con trastornos afectivos, ansiosos, psicóticos, obsesivos y atencionales, dificultando de manera notable el diagnóstico del cuadro. Por este motivo delimitar claramente el trastorno ayudará no solo a diagnosticar adecuadamente sino a que el niño reciba tratamiento adecuado permitiendo que su pronostico sea lo más positivo posible. La mayoría de los niños con S. de Asperger tienen pautas de desarrollo normales por lo que es frecuente que pasen desapercibidos Inicialmente, solo más tarde cuando se inician las relaciones sociales con sus iguales, es cuando se señalan como “niños con problemas”, que se intentaran explicar a través de diversos trastornos, muy frecuentemente como trastornos atencionales, trastornos hipercinéticos e incluso trastornos disociales. Sin embargo sus características son claramente diferenciables.Aclarar los puntos específicos diferenciales del trastorno con los cuadros psiquiátricos infantiles más frecuente facilitara el abordaje y adecuado diagnóstico en la escuela.



TRATAMIENTO DEL AUTISMO

a) Terapia Conductual: También conocida como método Lovaas (por Ivar Lovaas, uno de los principales precursores de la actualidad), ABA o Skinner y está basada en el conductismo. Se enseñan habilidades por medio de reforzadores y aversivos (premio y castigo).
b) TEACCH: Está basado en la comunicación visual por medio de imágenes y símbolos que representan conceptos o palabras y ha sido utilizado principalmente por el sistema escolar para educación especial de varios estados de la unión americana (entre ellos Texas y Missouri) . Es una excelente opción para trabajar en los niños una vez que están bajo control instruccional y fijan su atención.
c) PECS (Picture Exchange Comunication System): Es un método de comunicación visual y de lecto-escritura que ha sido aplicado con bastante éxito en algunos estados de la unión americana (Missouri destaca en este método).
d) Químico y/o Fármaco: Es el tratamiento por medicamentos. Aunque este punto es ampliamente discutido, sí es un hecho que ciertos niños tienen la necesidad de ellos debido a alguna disfunción (por ejemplo, epilepsia). En todos los casos, los padres nunca deben recetar a los niños. Siempre hay que **consultar** con un neurólogo pediatra y discutir con él las posibilidades.
e) Dieta libre de Gluten y Caseína: Consiste en restringir al niño alimentos que tengan estos compuestos, los cuales se encuentran principalmente en las harinas de trigo y en los lácteos. Aunque sus resultados son favorables solamente en algunos casos, es una buena opción a intentar por no tener efectos secundarios. Antes de iniciarla, quite los azúcares para poder valorar mas objetivamente.
f) Vitaminosis: Consiste en proveer al niño de una serie de vitaminas. Algunos estudios han demostrado que algunos niños carecen o tienen insuficiencia de ellas. Entre las más frecuentes están las vitaminas del complejo B (B6 y B12).
g) Método Doman, Filadelfia o Afalse: Según mi experiencia, me atrevo a decir que este nada tiene que ver con el autismo. Fue diseñado originalmente para parálisis cerebral y problemas neuromotores. Si el niño camina y se mueve perfectamente, no es necesario este tipo de terapias.
h) Método Tomatis y Berard: Estos métodos se basan en adiestrar auditivamente al niño y con ello abrir canales en su cerebro. Sus resultados son muy discutidos. Los padres podrían considerar este tipo de terapias cuando el niño muestre demasiada sensibilidad a los ruidos.
i) Músico Terapia: Se busca el vínculo con el niño a través de la música y el ritmo. Hay terapeutas de esta rama que afirman dar nociones matemáticas a través de este método, pero no ha sido comprobado. En algunos niños ha dado buenos resultados.
j) Delfino Terapia, Equino Terapia, etc.: Terapia con delfines, caballos, etc. Si tiene acceso a alguno de este tipo, sin discutir sus ventajas o desventajas, el niño tendrá una experiencia única. Algunos padres me han platicado que vieron mejoría, los otros dijeron que, aunque sus niños salieron igual, se divirtieron como nunca en su vida.
Existen otros tratamientos como el psicoanálisis y la terapia Gestalt, de ellos, no he tenido conocimiento de algún caso con buen resultado. También hay gente que ofrece “medicina
alterna”, aunque de ellos no puedo ni me atrevo a emitir juicio alguno por no tener conocimiento objetivo y científico al respecto.



No existe por ahora un tratamiento que cure el autismo. En la actualidad el tratamiento preferido está basado en el análisis conductual aplicado (Applied Behavior Analysis o ABA), puesto que estudios científicos e independientes han demostrado su utilidad para elevar el nivel de funcionamiento de los niños con comportamientos autistas. Se cree que un inicio temprano de la terapia y la intensidad del mismo mejora las probabilidades de aumentar el nivel de funcionamiento.
Existen una serie de tratamientos no probados que son populares entre los padres de niños autistas. Tal es el caso de tratamientos biológicos y terapias de diversos tipos; algunos padres consideraron que el tratamiento con quelantes ha mejorado significativamente sus niños autistas. Al día de hoy sin embargo, sólo los tratamientos psicológicos conductuales presentan fuerte evidencia a su favor.
La educación como el vehículo para el tratamiento de las personas con autismo, es necesario crear programas educativos adaptados a las necesidades individuales de cada persona con autismo. Cabe destacar el trabajo que se está realizando con algunas personas con autismo en el campo de la Planificación centrada en la persona (PCP).
Autismo Europa en el año 2000, editó un documento con el nombre Descripción del autismo., donde señalaba que la edad adulta es el período más largo de la vida y el plan de tratamiento
debe considerar el acceso a una variedad de recursos, que van desde la atención residencial y los hogares de grupo, hasta un apoyo personalizado en la comunidad; y alternativas ocupacionales, desde centros estructurados de día, empleo especial con apoyo, hasta la plena integración laboral. En España existen Centros como el Infanta Leonor de Alicante, que dirigido
por Ignacio Leyda, ofrece estos servicios desde 2001.
El grupo de expertos del Instituto de Salud Carlos III (Ministerio de Sanidad español) publicó en 2006 una Guía de buena práctica para el tratamiento de los trastornos del espectro autista que revisa la evidencia científica de los diferentes abordajes terapéuticos y farmacológicos.



BIBLIOGRAFIA
http://es.wikipedia.org/wiki/Autismo#Causas

http://www.autismo.com/scripts/articulo/slistaesp.idc?
iier.isciii.es/autismo/prg/aut_tod1.asp








GINA PAOLA GONZALES VERGARA
ISAMARY VEGA CABRERA

BRICHEL MULETH
ANGELA FRANCO